FANDOM




Alyn, mejor conocido como Alyn el Amargo, es uno de los Bribones del Bastardo. Alyn es cruel, y ha pasado la vida al servicio de Fuerte Terror. Siempre hace lo que le ordenan.[1]

Apariencia y Carácter

Tiene el aliento maloliente por culpa de los dientes cariados. Es un hombre estúpido.

Eventos Recientes

Danza de Dragones

Alyn va con Ramsay Bolton y Theon Greyjoy a Foso Cailin. Theon consigue la rendición del castillo ocupado por  los Hombres del Hierro. Al llegar al campamento de Ramsay, este le pide a Alyn que se encargue de ellos. A la mañana siguiente, a lo largo del camino de tablones que conducía al castillo, habían clavado estacas de madera en el terreno pantanoso, y en ellas se pudrían sesenta y tres cadáveres, los de los Hijos del Hierro.[2]

Alyn continúa con Theon en Fuerte Túmulo. Sale de cacería con Ramsay, una riada de cazadores y las “Chicas del Bastardo”, cacería en la que muere un anciano cabrero por llamar a Ramsay "Lord Nieve". Los cazadores le tiran a Theon su cabeza, para recordarle a quién debe ser leal. Lord Bolton se queda a solas con Theon y le dice  que Alyn el Amargo, Luton, Desollador y todos los demás le son leales a él, no a Ramsay.[3]

Alyn va a Invernalia acompañando a Ramsay para su boda con Jeyne Poole, a la cual hacen pasar por Arya Stark.                 [4] Lady Arya no había salido de sus habitaciones desde la noche de bodas y Alyn el Amargo dice por toda Invernalia que Ramsay tiene a su esposa encadenada desnuda en un poste de la cama.

Uno de los jinetes hace un comentario sobre Stannis Baratheon que molesta a los Bribones, quienes lo arrastran hasta la nieve. Lo golpean y Alyn y Desollador le tiran desde treinta varas de altura.

La puerta del dormitorio de Ramsay se encuentra vigilada por Alyn el Amargo y Gruñón cuando Theon y las mujeres del acero van a rescatar a Jeyne. Alyn abre la puerta del dormitorio y les dice que entren. Theon los compadece, pues cree que Ramsay los torturará brutalmente cuando se entere de que han dejado que Jeyne se fugue.[5]

Referencias