FANDOM



Black Soil and White Wood by Ryan Cassidy©

Ryan Cassidy©

Cueva cuervo de tres ojos HBO

(Game of Thrones)

La cueva del cuervo de tres ojos se encuentra en algún lugar más allá del Muro, en el extremo norte de Poniente. Se desconoce su ubicación exacta, pero se localiza aproximadamente en algún lugar al este del Puño de los Primeros Hombres y al suroeste del río Asta.[1] Se trata de una gran caverna debajo de una colina, en lo profundo de un sistema de cuevas.

Características

Bajo la colina

En la colina hay un sistema de cuevas. Las cavernas son eternas, enormes, silenciosas. Acogen a más de sesenta Hijos del Bosque y los huesos de miles de muertos, y se extienden por toda la colina hueca.

Hoja advierte a Bran que no deben ir deambulando por el lugar. Hay pasadizos que aún van más abajo, agujeros sin fondo, pozos que salen de la nada y caminos olvidados que llevan hasta el mismísimo centro de la tierra. Su pueblo no los ha explorado todos, y han vivido ahí por miles y miles de años.


La entrada

La entrada se encuentra en una hendidura en la colina, a mitad de la pendiente, entre los arcianos. Los árboles se encuentran apiñados a lo largo de la colina. Los espectros y los muertos no pueden entrar. Hay otra forma de entrar, pero la puerta trasera está tres leguas más al norte, bajo una sima.


El descenso

El pasadizo es angosto y retorcido y de sus paredes sobresalen gruesas raíces blancas y de cuyos dedos cuelgan telarañas. Tras un breve descenso, el pasadizo se divide, pero el ramal de la izquierda es oscuro como boca de lobo.

Existen enormes serpientes blancas que entran y salen de la tierra del túnel. Varias bifurcaciones más allá de la entrada, la caverna se abre hasta alcanzar el tamaño del salón principal de Invernalia, con dientes de piedra que cuelgan del techo y se abren paso desde el suelo.

Se escucha agua que gotea y hay raíces por todas partes: se retuercen entre tierra y piedras, cierran algunos pasadizos y sostienen los techos de otros. El mundo es de tierra negra y madera blanca. Aquellas raíces eran mas gruesas que los muslos de un gigante, ante lo que Bran Stark piensa que tendría que haber un bosque entero de arcianos justo encima de ellos.


El pasadizo de los cráneos

En uno de los pasadizos se oyen crujidos cuando se pisa: el suelo del túnel está cubierto de huesos de pájaros y otros animales. Pero también hay otros, algunos tan grandes que por fuerza tienen que ser de gigante y otros pequeños que pueden corresponder a Hijos. Hay calaveras de oso y de lobo; media docena de calaveras humanas y otras tantas de gigantes. Las demás eran pequeñas y de forma extraña de los Hijos del bosque. Todas están rodeadas y atravesadas por raíces.


La gran caverna, sobre el abismo

La gran caverna que se abre sobre el abismo es negra como boca de lobo, negra como el carbón, más negra que las plumas de un cuervo. La luz que se cuela como una intrusa, ni es deseada ni bienvenida, y no tarda en desaparecer; los fuegos, candiles y teas de junco arden un rato y se extinguen cuando su breve existencia toca a su fin. Hay largos dientes de piedra que cuelgan del techo. Abajo, en la oscuridad, se puede escuchar un río caudaloso.[2]


El río

El río discurre doscientas varas más abajo; el recorrido esta repleto de pendientes pronunciadas y pasajes retorcidos, y en el último tramo hay que bajar por una cuerda. El río que se escucha es rápido y negro, fluye hacia abajo, hacia un mar sin sol. La gran caverna se hace eco de su sonido. Hay cámaras llenas de huesos, pozos que se hunden en lo más profundo de la tierra y un lugar de cuyo techo cuelgan esqueletos de murciélagos gigantescos.


Al otro lado del puente de piedra

Al costado de la caverna hay un puente natural que cuelga sobre el profundo abismo. Abajo, en la oscuridad, se oye el sonido del agua al correr. Una de las cámaras está llena de cantores sentados en tronos de raíces de arciano que se les enredaban en el cuerpo. Casi todos parecían muertos, pero cuando cruzaron por delante siguieron la luz de su antorcha con la mirada, y uno de ellos abrió y cerró la boca arrugada, como si intentara hablar.[3]

Hábitat

Los días transcurren con rapidez, uno tras otro, cada uno más corto que el anterior. Las noches se hacen más largas. El sol jamás llega a las cavernas del interior de la colina. La luz de la luna nunca toca aquellos salones de piedra. Hasta las estrellas son unas desconocidas. Todo aquello pertenece al mundo exterior, donde el tiempo transcurre en círculos férreos, del día a la noche al día a la noche al día.

Al pie de la colina aún quedaba comida: allí crecían cientos de setas diferentes. El río negro estaba lleno de peces blanquecinos y ciegos, pero una vez cocinados sabían igual de bien que los peces con ojos. Tenían queso y leche de las cabras que compartían las cuevas con los cantores, incluso sacos de avena y cebada, y fruta seca que habían recogido durante el largo verano.

Fuera de la cueva

La cueva está resguardada, los muertos y los Otros no pueden entrar. En la entrada de la cueva seguía habiendo un guardia que impedía el paso a los muertos. Casi todos habían quedado enterrados por la nieve, pero aún seguían ahí, escondidos, congelados, a la espera. Llegaron más cosas muertas a reunirse con ellos, cosas que habían sido hombres, mujeres y hasta niños. Había cuervos muertos posados en las ramas peladas y marrones, con las alas cubiertas de hielo. Se había acumulado tanta nieve que los ventisqueros ocultaban por completo la entrada de la cueva, formando una muralla blanca que Verano tenía que escarbar cada vez que quería salir para unirse a su manada y cazar.

Referencias

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar