FANDOM



Sinopsis

Bran Stark, Meera, Jojen, Hodor, y Manosfrías continúan su viaje a través del Bosque Encantado en busca del cuervo de tres ojos. El viaje es largo y tedioso y el frío penetrante. Las provisiones se agotan y no tienen más caza para alimentarse. Jojen sufre estando al borde de la inanición y Meera abraza a su hermano para protegerlo del frío y el viento. Verano cierra la marcha y aún cojea de la pata trasera, donde lo había alcanzado una flecha en Corona de la Reina. Bran sentía el dolor de la vieja herida cada vez que se introducía en la piel del lobo y últimamente pasaba más tiempo en el cuerpo de Verano que en el propio. Bran también se mete en la piel de Hodor, aunque parece que a éste no le gusta.

El huargo olfatea al alce de Manosfrías, ya que percibe la sangre caliente y ese olor despierta su apetito. Los cuervos graznan a su alrededor. Algunos vuelan hasta el explorador y le hablan al oído, y a Bran le parece que este entiende sus graznidos. Se da cuenta que son sus ojos y oídos, exploran por él y le hablan de los peligros que acechan por delante y los que han dejado atrás. A Verano no le gusta el olor de Manosfrías, siente carne muerta, sangre seca, un atisbo a podrido y frío, sobre todo frío. El explorador se detiene y con voz apagada, bajo la bufanda de lana negra que le cubre la nariz y la boca, les dice que hay enemigos que los siguen. Bran sabe que una manada de lobos desde hace varios días está tras ellos, ya que son cazadores, están hambrientos y huelen su debilidad. Pero Manosfrías le dice que no son lobos, son hombres y él se encargara de ellos. Meera le dice que lo acompañará, pero éste se niega y le dice que debe quedarse para proteger al chico. Hay un lago helado un poco más adelante y cuando lleguen a él deben girar al norte y seguir por la orilla. Llegarán a una aldea de pescadores y deberán refugiarse allí hasta que se reúna nuevamente con ellos. Jojen le da la razón y Manosfrías vuelve solo por donde habían llegado, seguido por los cuervos, dejando el alce con ellos.

Meera señala que no les ha explicado que hombres son, además tiene unas manos horribles y esconde el rostro. Nunca han visto aliento de Manosfrías incluso en el gélido clima, como si no respirara, no le afecta el frío, no come, bebe o duerme. Comparten sus crecientes dudas sobre su guía, con lo que todo se hace más aterrador y piensan si no es una especie de monstruo que los guía hacia otros monstruos que los devoraran. Bran dice que Manosfrías salvó a Samwell Tarly y Elí de los Otros, por lo que deben confiar en él. Poco más adelante dan con el lago y tuercen hacia el norte, siguiendo las instrucciones del explorador. Temiendo no encontrar la aldea de los salvajes, Bran se introduce en la piel de Verano y la encuentra por el olor de las cenizas. Está enterrada bajo montañas de nieve y desierta, abandonada. Hace demasiado frío pero no se atreven a encender una hoguera ya que Manosfrías se los había desaconsejado, diciéndoles que ese bosque no está tan desierto como parece y no saben lo que la luz puede hacer salir de la oscuridad.

Bran se introduce otra vez dentro de Verano, que está a muchas leguas de distancia. Huele la muerte no lejos, donde la carne todavía estaría caliente. Pero hay una manada de lobos que llegó antes y tiene que pelear por la carne. Cuando llega al claro ensangrentado, la hembra mastica una bota de cuero que todavía tiene media pierna dentro, pero la suelta cuando lo ve acercarse. Un Ojo, el jefe de la manada, se le aproxima gruñendo y enseñando los dientes. Tras él, un macho más joven le muestra también los colmillos. El huargo ve que los muertos son cinco hombres de la Guardia de la Noche, pero eso no le importa, son comida y tiene hambre. A leguas de distancia, Bran se agita, incómodo. El huargo resopla y muestra los dientes, el macho más joven se echa atrás y Verano huele su miedo, sabe que es el más débil. Pero el lobo tuerto contesta con un gruñido y le bloquea el paso. Es el fuerte y no le teme, aunque es el doble de grande que él. Cuando sus ojos se encuentran se da cuenta que es un cambiapieles. El lobo y el huargo se atacan y ruedan entre zarpazos, mientras los demás lobos aúllan inquietos. Los colmillos de Un Ojo chasquean cerca del cuello de Verano, pero este se sacude al viejo lobo fácilmente, carga contra él y lo derriba. Arrastrando, desgarrando y mordiendo, pelean hasta que la sangre tiñe la nieve y Un Ojo se tumba boca arriba y muestra el vientre. Al derrotarlo la manada es suya. Primero come Verano las mejores partes, mientras los cuervos lo observan desde los árboles con ojos oscuros, agachados y silenciosos. Los otros lobos tienen que conformarse con sus sobras, pero ya son suyos. Bran le susurra que tienen otra manada. Dama ha muerto, y puede que Viento Gris también, pero Peludo, Nymeria y Fantasma siguen en alguna parte.

Bran despierta y siente el calor de un fuego. Manosfrías había vuelto con un cerdo para ellos y lo asan. Les permite prender el fuego ya que las paredes ocultan la luz, se acerca el amanecer y pronto se pondrán en marcha. Bran le pregunta qué pasó con los enemigos y quienes eran, y Manosfrías responde que no tendrán problemas con ellos. Solo Jojen presta atención, pero él ya sabe que eran hombres de la Guardia de la Noche. Bran continúa diciéndole que los han matado sus cuervos y él. Los vio y tenían la cara destrozada y les faltaban los ojos. Manosfrías no lo niega. Bran le dice que eran sus hermanos de la Guardia, y le pregunta quién es y por qué tiene las manos negras. El explorador se examina las manos como si no las hubiera visto nunca y le responde que cuando el corazón deja de latir, la sangre se acumula en las extremidades, donde se espesa y se coagula. Su voz era floja, débil, pero continúa diciéndole que las manos y los pies se pudren, y se ponen negros como morcillas y el resto, blanco como la leche. Meera le pide que les muestre el rostro. El explorador no hizo ademán de obedecer y Bran le dice que está muerto, es un ser sin vida. Fue a buscarlos al Muro, pero no pudo pasarlo, por eso mandó en su lugar a Samwell.

Meera le pregunta quién lo envía y quién es el cuervo de tres ojos. Manosfrías le dice que es un amigo, un soñador, un mago, que puede llamarlo como quiera. Es el último verdevidente. De repente se abrie la puerta de madera, fuera sopla el viento y los árboles están llenos de cuervos que graznan. Manosfrías no se mueve y Bran le dice que es un monstruo. El explorador mira a Bran como si los demás no existiesen y le dice que es un monstruo, sí, pero es suyo, de Bran Stark. Tuyo repite el cuervo desde su hombro y fuera, los cuervos de los árboles imitaron el lamento hasta que el bosque nocturno se hizo eco de la canción del asesino: “Tuyo, tuyo, tuyo”. Meera le pregunta a Jojen si ha soñado con esto, quién es Manosfrías, qué es y qué hacen ahora. Jojen responde que han llegado demasiado lejos para dar la vuelta. No llegarían vivos al Muro y deben seguir con el monstruo de Bran, o morir.

Personajes

Aparecen


Mencionados

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar