FANDOM




Para otros artículos con el mismo nombre, visita la página de desambiguación.

Garth es un carcelero, verdugo y torturador de la Guarida del Lobo, en Puerto Blanco.

Apariencia y Carácter

Garth es descrito como un hombre mayor, corpulento, calvo y taciturno que todos los días viste el mismo jubón de cuero grasiento y siempre va con el ceño fruncido. El oficio de contrabandista le había enseñado a Davos Seaworth a distinguir a las malas personas, y Garth era mala persona. Tiene dos armas a las que considera sus amigasLady Lu, una enorme hacha que mantiene muy afilada para cortar las manos y cabezas de los prisioneros ajusticiados y Puta, una barra de hierro negro y frío, que acostumbra a calentar al rojo vivo para torturar a los prisioneros.

Eventos Recientes

Danza de Dragones

Garth y Therry son los carceleros de Ser Davos cuando Lord Wyman Manderly lo encarcela en la Guarida del Lobo. Garth se complace en torturarlo psicológicamente y siente placer en recordarle que le cortarán las manos y la cabeza. Lo llama constantemente cadáver: “Aquí vienen las gachas para el cadáver”, era su saludo matutino; y por las noches se despedía con un “Apaga la vela, cadáver.” Garth, para atormentarlo, le describe las armas que tiene intención de utilizar para ejecutarlo, incluyendo a Lady Lu, su hacha preferida, la cual se pasa continuamente afilando con la amoladera en sus horas muertas.

Davos había decidido que no suplicaría misericordia e iría a la muerte como un caballero, y solo pediría que le cortaran la cabeza antes que las manos. Ni siquiera Garth tendría la crueldad de negarle aquello, o al menos eso esperaba.

En lugar de gachas, pan duro y carne podrida, la comida habitual en cualquier mazmorra, los carceleros de Davos le llevaban pescado fresco, pan recién salido del horno, carnero especiado, chirivías, zanahorias y hasta cangrejos. A Garth no le hacía la menor gracia ya que decía que los muertos no deberían comer mejor que los vivos y se había quejado más de una vez del trato preferencial que disfruta el prisionero. Afortunadamente para Davos, la orden de ejecutarlo es una farsa y finalmente Robett Glover aparece en su puerta y le pide que lo siga. [1]

Referencias