FANDOM



Sonrisas fue un semental propiedad de Theon Greyjoy, comprado en Puerto Noble.

Apariencia y Caracter

Sonrisas es descrito como un semental no tan grande como la mayoría de los corceles de batalla, pero aun así era enorme. Tenía pelaje negro, con mucho temperamento, y fuego en los ojos.[1]

Eventos Recientes

Choque de Reyes

Sonrisas Ardiendo by Thrumugnyr©

Sonrisas muere quemado by Thrumugnyr©

Lord Sawane Botley compró a Sonrisas en Lannisport, pero pocos hombres del Hierro eran jinetes hábiles. Hasta los señores montaban caballos de pequeño tamaño o ponis peludos de Harlaw, así que estuvo encantado de vendérselo a Theon. Éste se beneficia del error de criterio de Lord Botley y lo adquiere. Theon había pasado diez años en Invernalia y tenía la intención de ir a la guerra con una buena montura, él no es tan corpulento como la mayoría de los caballeros y el caballo le va de maravilla. Sonrisas es temperamental y nada más conocer a su nuevo dueño, le mostró los dientes y le lanzó un bocado a la cara.

Como parte del precio de su caballo Theon acepta tomar como escudero a Wex Pyke, hijo bastardo de un hermanastro de Lord Botley. Theon le pone de nombre Sonrisas, ya que conocio a un hombre que le dijo que el sonreía ante lo que no debía.

Theon lleva a su hermana Asha Greyjoy a la grupa, sin reconocerla ya que ella se presenta con el nombre de Esgred. Theon la ayuda a subir delante de él, para poder rodearla con los brazos mientras cabalgaban desde Puerto Noble hacia el castillo de Pyke.[2]

Theon lleva su caballo con él en su expedición para asediar la Costa Pedregosa y atacar las aldeas de pescadores en el Norte. Tras la Captura de Invernalia, cuando se produce la toma de Invernalia por Theon y logran escapar Osha con Bran y Rickon Stark, Hodor y Jojen y Meera Reed, Theon cabalga en Sonrisas para perseguirlos en el Bosque de los Lobos, infructuosamente.[3]

Tras el saqueo de Invernalia, el bastardo Ramsay Bolton ordena a los hombres de Fuerte Terror quemar todo. Theon vio a un hombre que hacía girar una antorcha en grandes círculos en torno a su cabeza, y después la lanzó hacia el techo de paja de los establos. Lo último que vio fue a Sonrisas, que había escapado a coces de los establos incendiados con las crines en llamas.[4]

Referencias